Soluciones para la rehabilitación de cubiertas

Después de varias experiencias en rehabilitaciones donde la cubierta se acondiciona de manera que quede habitable el espacio bajo ésta, en el estudio hemos adoptado una solución estándar de cubierta ligera que funciona muy bien tanto para estructuras de madera como para estructuras metálicas.Las cubiertas tradicionalmente se hacían a base de un entramado de piezas de madera: vigas, cabrios, tablas y ripias sobre las que directamente apoyaba la teja. En una entrada anterior estudiábamos la viabilidad de la conservación de las estructuras de madera.

En la zona en la que solemos trabajar estas tejas son cerámicas, tomadas en algunos puntos con morteros pobres, con dosificaciones muy bajas. Donde hacía falta (por alabeos,..) se rellenaba con tejas rotas o barro.

Al no llevar ningún tipo de aislamiento tradicionalmente la estancia que quedaba bajo cubierta no era vividera, son los llamados fayados o buhardillas, que se utilizaban para guardar cosas, secar la fruta, etc. Además la impermeabilización se confiaba en exclusiva a la teja por lo que si se producía la rotura de una pieza o un temporal las movía se producía una entrada de agua, que al no estar habitado el fayado tampoco era demasiado grave.

Hoy en día estos espacios abuhardillados bajo cubierta se han convertido en estancias muy apreciadas por la falta de espacio en las ciudades y el precio del metro cuadrado. Su singular geometría y la diversidad de soluciones distributivas y espaciales que ofrecen hace que sean una buena opción. En una vivienda las alturas libres suelen ser de 2,5 metros lo que hace que siempre pensemos en distribuciones en planta, en una sóla altura, mientras que los espacios bajo cubierta permiten introducir una tercera dimensión y “jugar” con diferentes alturas, poniendo, por ejemplo, una cama elevada y dejando armarios bajo ella, o abriendo alguna de las habitaciones superiores hacia una zona a doble altura.

bajo cubierta acondicionado

En estas fotos vemos el espacio para estudio conseguido en el espacio bajo cubierta de una casa con huerta

Vamos a centrarnos en este post en lo que es la cubierta sin la parte estructural, no hablaremos aquí de cabrios o viguetas o cerchas, si no que nos centraremos en la cobertura exclusivamente.

    vigas y pontones de madera  cuñas para calzar los pontones  vigas y pontones de madera  lámina transpirable impermeable tyvek  teja cerámica  tejado restaurado

En estas fotos vemos el proceso de rehabilitación de un edificio en el Berbés

Hay que destacar, sin embargo que si pretendemos aprovechar una estructura antigua de cubierta probablemente tengamos problemas con la geometría de la misma. Las cubierta antiguas normalmente están deformadas, tienen “panzas”, “lomas” o alabeos, casi nunca forman un sólo plano. Si no queremos modificar ésto no podremos utilizar elementos planos que constituyan la cubierta. En este caso será mejor sustituir el panel sandwich por un aislamiento proyectado o en forma de manta, de manera que se adapte a la forma del tejado. Por debajo se puede poner falso techo. Otra posibilidad es calzar con cuñas los pontones o cabrios para conseguir la planeidad.

Nosotros utilizamos como aislante y acabado interior un panel sandwich compuesto por tableros de compuestos de madera y alma de poliestireno extruído, el más conocido y utilizado es el de la marca thermochip, que además de tener el Documento de Idoneidad Técnica (DIT), ofrece una gran variedad de acabados inferiores (de varios tipos de madera con friso o lisos, de virutas) para dejar o no vistos y varios espesores de aislante. El que casi siempre utilizamos es el 10-80-19, es decir de 80 mm de aislamiento, que suele ser suficiente en un clima templado (tipo C1 del CTE HE). El panel viene en un formato de 2400×600 mm. lo que facilita mucho su colocación y los tiempos de ejecución.

Sobre el panel sandwich colocamos una lámina impermeable transpirable, normalmente la lámina Tyvek de la marca DuPont. En algunas obras en las que colocamos placas de fibrocemento (uralita) tuvimos problemas de condensación. Hay que pensar que las cubiertas son superficies sometidas a grandes cambios de temperatura debido a su exposición al sol y que cualquier elemento impermeable no transpirable actúa como barrera de vapor de manera que si la temperatura baja (por ejemplo al hacerse de noche y no incidir el sol en la cubierta) ese vapor se puede condensar y transformar en agua, lo que produce hongos y humedades.

Si se decidiera colocar placas de fibrocemento o de otro tipo (como Onduline) hay que tener mucho cuidado en dejar una buena ventilación, de manera que si hay vapor pueda disiparse y no quede acumulado. La ventilación se logra rastrelando bajo la uralita y dejando aberturas generosas en los aleros y las cumbreras, creando un tiro natural (entrada de aire por el alero y salida por la cumbrera).

En las últimas obras realizadas por La Urbana ya no colocamos placas de fibrocemento, si la lámina impermeable transpirable está bien colocada, con sus solapes, etc. no hace falta nada más.

Encima de la lámina se rastrela con rastreles o bien de madera o incluso metálicos para sujetar la teja y lograr una buena ventilación bajo ésta, mejorando las propiedades aislantes y sobre todo ayudar a la disipación del calor por incidencia de los rayos solares. Es importante rastrelar en el sentido de la pendiente para evitar acumulaciones de agua contra los rastreles, lo ideal para conseguir una óptima ventilación sería hacer un doble rastrelado.

Los rastreles se fijan mecánicamente con clavos o tornillos y las perforaciones se tapan con un cinta de sellado de alto rendimiento (la de la propia marca Dupont se llama Nail Sealing Tape).

Sobre los rastreles se coloca la teja, normalmente utilizamos teja mixta, que tiene una apariencia muy similar a la teja curva pero es mucho más sencilla de colocar y se fija mejor. En ocasiones hemos intentado recuperar la teja vieja ya existente en el tejado, pero es bastante complicado, la mayoría están muy meteorizadas, es imposible muchas veces conseguir para reponer algunas piezas el mismo ancho de onda o sistemas compatibles de solapes y enganches entre ellas, además es costoso el retirarlas sin dañarlas, tener un lugar donde acopiarlas, limpiarlas, etc.

La teja se fija al rastrel con ganchos, mejor de acero inoxidable que de acero galvanizado que acaba oxidando un poco al cabo de los años. Conviene también tomar alguna teja con espuma o mortero (aunque el mortero de cemento acumula humedad lo que acaba manchando la teja), lo que impide movimientos no deseados del conjunto.

estructura metálica de cubierta cerchas  cubrición con panel sandwich thermochip   acabado interiro panel sandwich

cubierta ligera panel sandwich

En estas fotos vemos la rehabilitación de un edificio para oficinas, con el proceso de colocación de la cubierta y la ventilación de las tejas de cumbrera.

Como recomendación general, por tanto, a la hora de sustituir o rehabilitar una cubierta hay que poner especial cuidado en la ventilación para la disipación del calor o del vapor de agua, puesto que son elementos muy expuestos a los cambios de temperatura y a la radiación solar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: